Foro de hipotecas, préstamos y tarjetas

Por favor, o Registro para crear entradas y debates.

Monitorio: o pagas, o te embargan.

Tabla de contenidos

Que es el procedimiento monitorio

Un juicio monitorio es un tipo de demanda judicial, caracterizada por ser un trámite sencillo y rápido para reclamar deudas documentadas, exigibles y líquidas.

Se regula en el artículo 812 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Lo que se pretendió al establecer este procedimiento en la LEC, era proteger el crédito dinerario líquido en especial de pequeños y medianos empresarios y profesionales.

Era y es una vía rápida para el cobro de deudas.

Esta herramienta legal sirve para reclamar dichos créditos a un deudor sin necesidad de acudir a un juicio declarativo, en función de la cuantía debida.

Hay que tener en cuenta que una reclamación dineraria en un juicio declarativo conlleva dos trámites bien diferenciados: el propio proceso declarativo, y su ejecución.

En el proceso declarativo el acreedor tiene que probar la realidad de la deuda que mantiene con él la persona demandada.

Esto se hace a través del procedimiento que sea acorde a su cuantía (hasta 6.000 euros, juicio verbal, a partir de 6.000, ordinario)

Una vez declarada por el juez la real existencia de dicha deuda, condenará al pago de la misma al demandado.

Este está obligado, desde el momento de la sentencia, a pagar.

Pero si el deudor no paga, el acreedor tiene que pedir la ejecución, para el cobro en vía de apremio.

Y ese ya es otro procedimiento distinto.

Esto no ocurre en el proceso monitorio, ya que si el deudor no paga ni se opone, se puede pedir la ejecución inmediatamente.

¿Quién puede hacer uso de este tipo de procesos?

Puede ser usado por cualquier persona o entidad para reclamar deudas dinerarias, sean de la cuantía que sean.

Su especialidad es que solo puede utilizarse para esto: reclamar deudas en dinero, perfectamente determinadas en su cuantía,.

Tienen que estar vencidas, es decir, que haya terminado su plazo ordinario para pagarse, y que sean exigibles, es decir, que el deudor tenga obligación de pagarla.

No hay límites de cantidad para usar este procedimiento judicial, aunque si los hubo en el pasado. 

Se puede reclamar cualquier cantidad, por pequeña o elevada que sea.

¿Qué se puede reclamar a través de un juicio monitorio?

A través de un este procedimiento se pueden reclamar créditos, préstamos, facturas, cuotas de comunidad de propietarios, tanto periódicas como extraordinarias, cuotas de alquiler debidas, etc.

Lo que el Juzgado exige es un principio de prueba sobre la deuda. 

Incluso vale un albarán de entrega de mercancías que esté firmado por el deudor.

¿Qué requisitos deben cumplir las deudas para poder ser reclamadas?

Las deudas no pueden haber sido exigidas judicialmente antes, ya que de haber sido así, se aplicaría el principio de cosa juzgada.

Si el acreedor presentó una demanda anterior, y el juzgado la rechazó, no puede intentarlo de nuevo.

Estas deudas que se reclaman no pueden estar prescritas.

Cómo explicamos más adelante, la prescripción es un medio de extinción de la obligación de pago.

Tampoco la deuda puede tener más de cinco años, o en caso de tenerlo, el acreedor deberá justificar que ha interrumpido la prescripción con reclamación fehaciente al deudor para que pagara la deuda.

Se exige que las deudas tienen que estar documentadas.

Aquí hay un amplio margen para cumplir este requisito, ya que se admiten desde facturas, albaranes, certificaciones de obra y presupuestos.

También contratos, recibos, cartas, burofaxes, telegramas, letras de cambio, pagarés y cheques impagados, etc.

Es necesario que el acreedor presente la documentación firmada por el deudor por el que este reconoce su obligación de pago y la cuantía debida. 

Deberá estar firmada por él o tener su sello, marca, o señal que pueda identificarlo indubitadamente.

El deudor tiene que tener residencia en España. 

Si viviera dentro del espacio económico europeo, se le puede reclamar a través del procedimiento monitorio europeo.

Me ponen juicio monitorio y no puedo pagar

Si usted ha recibido una demanda de juicio monitorio y no puede pagar, al juzgado le da igual.

En caso de que usted no presente oposición,  dentro del plazo de contestación, el monitorio se convertirá en un procedimiento de ejecución, y procederán contra usted para cobrarle a la fuerza.

Partiendo de que a usted le reclaman, y no tiene dinero para pagar lo que debe, nuestra experiencia nos dice que hay que hacer dos cosas: 

Primero: presentar oposición, con lo que se gana tiempo, y se abren posibilidades de que la demanda pueda ser desestimada por diversas razones.

Entre otras, prescripción de la deuda, falta de prueba de la misma, cantidades reclamadas improcedentes, intereses abusivos, etc.

Segundo: si usted reconoce que debe lo que le piden, lo sensato es negociar con el acreedor, solicitando una quita o reducción de la deuda, e incluso unos plazos para hacer frente a los pagos.

Si se llega a un acuerdo, las consecuencias son que usted está reconociendo dicha deuda, lo que es bueno para el acreedor.

Pero al mismo tiempo usted se beneficia de una reducción en la cantidad a pagar.

Incluso se beneficia de unos plazos para el pago, en caso de que así se haya acordado.

reclamación de deudas

Acuerdo extrajudicial para el pago de deudas

Estos acuerdos se plasman en un documento que las partes firman y se presenta al juzgado. 

Es lo que se llama una transacción extrajudicial.

El juzgado homologa este acuerdo, con lo que desde ese momento las partes están obligadas a cumplir escrupulosamente lo acordado.

En caso de que una de las partes pretenda no cumplir lo acordado, la otra puede pedir al juzgado que le obligue a su cumplimiento.

Por ejemplo: si el deudor demandado no paga, el acreedor puede pedir al juzgado que ejecute el acuerdo y embargue los bienes del deudor hasta que se cobre la totalidad de la deuda.

Si fuera el acreedor quien no cumpliera, no respetando el acuerdo, y exigiendo mayor cantidad de la debida, el deudor no está obligado a atenderlo.

De este modo, el deudor se libera cumpliendo su parte del acuerdo, pudiendo poner en conocimiento del juzgado el incumplimiento por parte del acreedor.

¿Para que se utiliza este procedimiento judicial'


Juicio monitorio por deudas
El juicio monitorio es una vía fácil para el cobro de deudas a través de los Juzgados

El procedimiento monitorio no es complicado procesalmente, y por eso se utiliza mucho por las comunidades de propietarios para reclamar cuotas debidas por los vecinos.

Últimamente también se usa de forma masiva por bancos, fondos «buitre» o empresas compradoras de deuda, financieras y grandes compañías para reclamar lo que no pueden cobrar de modo amistoso de los deudores.

Hay que tener en cuenta que en España, los grandes usuarios de la justicia son los englobados en el sector financiero: bancos y compañías de seguros.

Los bancos suelen ocupar la posición de demandantes, para reclamar los dineros que la gente no les devuelve. 

Y por eso, los bancos son los sujetos que utilizan este procedimiento a destajo, inundando nuestros juzgados de primera instancia de demandas a deudores morosos.

El banco le reclama sus deudas en el Juzgado

De ninguna manera criticamos el derecho a reclamar lo que en buena ley les corresponde, sea amistosamente o por conducto judicial. 

Es lógico que el banco, como cualquier otro sujeto de derecho, defienda sus intereses. 

Lo que sí criticamos, es que en demasiadas ocasiones, aprovechando la propia simplicidad del procedimiento monitorio, no solo se reclame lo que se debe, sino también lo que no se debe.

Por eso ya es obligatorio que el juez haga un examen de la demanda en busca de cláusulas abusivas, antes de que el deudor sea requerido de pago.

La existencia de dichas cláusulas puede conllevar el archivo del procedimiento, o la continuación del mismo sin la aplicación de las cláusulas abusivas.

En muchas más ocasiones de lo que sería razonable, los contratos bancarios están plagados de estas cláusulas abusivas.

Como en el pecado a veces se lleva la penitencia, estas cláusulas al final perjudican al banco si se ve obligado a reclamar al cliente. 

Y esto porque el demandado  hace ver al juzgado la existencia de las mismas, o es el propio juez quien de oficio aprecia su existencia.

Plazos del juicio

Oposición al proceso monitorio

Cuando usted es demandado mediante un procedimiento de este tipo, tras la solicitud inicial de juicio presentada por el acreedor, el juzgado le notifica la deuda. 

A partir de aquí, tiene un plazo de contestación de 20 días, para pagar, o para presentar la oposición si usted considera que no debe, o que la deuda está mal calculada. 

También puede presentar oposición al monitorio por cualquier otro motivo válido.  

Esto es lo que conoce como "oponerse al juicio monitorio"

¡Ojo! Estos 20 días que le dan de plazo para la contestación son hábiles, no naturales. 

No se cuentan sábados, domingos ni los considerados festivos donde el juzgado que reclama tenga su sede.

La oposición siempre tiene que hacerse por escrito que se tiene que presentar en el Juzgado.

Es importante que sepa que debe argumentarse la oposición.

No vale decir «No pago porque no debo» o «Me opongo a esta deuda».

Hay que explicar claramente por qué niega usted la misma, aportando incluso documentación acreditativa.

Si paga, se termina el proceso sin costas para usted.

En cambio, si usted presenta oposición, dentro del plazo de contestación al monitorio, el juzgado dictará una resolución de archivo y abrirá un nuevo procedimiento en función de la cuantía. 

Este procedimiento ventilará, aportando cada parte las pruebas que tenga, si la deuda es real o si no lo es.

 

 


Procedimiento monitorio
Un juicio monitorio es un proceso para el cobro de deudas vencidas.

¿Y si no pago ni me opongo al juicio?

Nunca, nunca debe hacer eso

Si no paga ni se opone, está reconociendo la deuda, por lo que el Juzgado da por terminado el proceso y lo comunica al acreedor. 

Este puede pedir de inmediato que se expida el Despacho de Ejecución. 

La expedición del despacho de ejecución es el inicio de que se produzca un embargo por el juicio monitorio.

Una vez que el acreedor tiene este Despacho, puede solicitar al juzgado que se le requiera para que usted designe bienes para su embargo. 

Si no lo hace, pedirán que se le embargue cualquier cosa que tenga.

Se le puede embargar el dinero en metálico o en cuentas bancarias, sueldos, salarios o pensiones, vehículos, inmuebles, establecimientos comerciales, antigüedades, joyas, etc.,.

O sea, lo que tenga ahora o lo que pueda tener en el futuro mientras no se pague la deuda. 

Incluso puede ser condenado al pago de las costas del proceso de ejecución.

¿Cómo podemos ayudarle ante una demanda de juicio exigiéndole que pague?

Si usted recibe una demanda de procedimiento monitorio, antes de pagar o de oponerse, consúltenos.

En multitud de ocasiones las deudas están mal calculadas, total o parcialmente pagadas, prescritas, los contratos pueden contener cláusulas abusivas, etc.,.

Eso puede ser motivo suficiente para oponerse.

Si finalmente tiene que pagar, que al menos tenga la seguridad de que paga lo que debe, no más.

Tenga siempre en cuenta los plazos procesales. 

El plazo de contestación comienza al día siguiente a aquel en que usted es notificado de la demanda por el juzgado.

No busque ayuda legal a última hora. Los plazos procesales son preclusivos. 

Eso significa que si se pasan, ya no se puede hacer nada. 

Recuerde que el plazo de contestación al monitorio es de 20 días hábiles.

El abogado necesita tiempo para estudiar el caso, recopilar la documentación y preparar la contestación a la demanda en caso de que se decida presentar oposición.

Esto vale en todos los casos. 

Si por desgracia le han demandado, y quiere consultarnos, hágalo ya.

No lo deje para mañana, porque mañana puede ser tarde. 

Su inacción puede derivar en encontrarse con un embargo.


Abogado para juicio monitorio
Un abogado garantiza su defensa en un juicio monitorio

¿Es necesario un Abogado para juicio monitorio?

La Ley prescribe que para una demanda de juicio monitorio inferior a 2.000 euros, no hace falta acudir con abogado y procurador.

A partir de esta cantidad sí lo exige. 

Por tanto, si le reclaman menos de 2.000 euros y usted tiene unos conocimientos legales amplios y sabe bien como funcionan estas cosas, puede defenderse usted mismo.

Si no es así, nuestro consejo es que busque ayuda profesional.

Tenga en cuenta que quien le demanda casi con toda seguridad comparece en el juzgado asistido de abogado y representado por procurador.

Si usted desconoce la ley y estos procedimientos, y pretende defenderse solo, es como enfrentarse a un tanque a pecho descubierto. 

Lo normal es que lo destroce, aunque tenga razón.

Prescripción de deudas

La prescripción es uno de los modos de extinción de las obligaciones.

Se gana por el simple transcurso del tiempo, cuando la obligación no ha sido exigida o reclamada por quien tiene la potestad o facultad de pedirla.

Es un principio básico de seguridad jurídica. 

Se considera que si quien puede exigir la obligación no lo hace, está haciendo dejación de su derecho.

En ese caso, el deudor puede razonablemente pensar que si no se le exige que cumpla, el acreedor ha dado perdida la cosa.

Con el tiempo prescriben todos los derechos y obligaciones. 

Prescriben hasta los delitos, salvo aquellos declarados imprescriptibles.

Estos son los crímenes contra la humanidad, genocidio, terrorismo cuando causen la muerte de alguna persona, y delitos contra las personas y bienes en caso de conflicto armado.

Si un delito prescribe, ya no se puede castigar a su autor por el crimen cometido.

Cómo vemos, prescribe hasta lo penal. Con más razón pueden prescribir las deudas.

Pueden prescribir las deudas tributarias, y las deudas con la Seguridad Social, si pasa el tiempo y la administración gestora no realiza ninguna actuación tendente al cobro con conocimiento del contribuyente.

Prescripción de deudas bancarias

Las deudas bancarias prescriben a los cinco años, desde que se hubiera podido reclamar el cumplimiento de la obligación, sin que el acreedor (banco, financiera, etc.) lo hubiera hecho.

Es lo que fija el nuevo enunciado del art. 1964 del Código Civil, que fue modificado por la Ley 42/2015 (de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

Antes de esa modificación, el plazo era de 15 años.

Pero ¡atención!: esto no es automático. No significa que una deuda porque tenga más de cinco años ya no tiene que pagarse. 

Si la deuda está reclamada, cada reclamación pone "el contador a cero".

Dice el art. 1969 del Código Civil que:

"El tiempo para la prescripción de toda clase de acciones, cuando no haya disposición especial que otra cosa determine, se contará desde el día en que pudieron ejercitarse."

Y el art. 1970 que "El tiempo para la prescripción de las acciones que tienen por objeto reclamar el cumplimiento de obligaciones de capital, con interés o renta, corre desde el último pago de la renta o del interés."

Cómputo del plazo de prescripción de deudas bancarias

O sea, si usted tiene una deuda con el banco, porque ha dejado de pagar un préstamo o una tarjeta, la prescripción empieza a contar desde el día en que usted deja de pagar.

Si pasan cinco años y el banco no le ha reclamado, judicial o extrajudicialmente, o usted no ha hecho algún acto por el que reconoce la deuda, la misma ya no es exigible, y por lo tanto, no se le puede reclamar.

Es lo que dice el art. 1973 del Código Civil:

“La prescripción de las acciones se interrumpe por su ejercicio ante los Tribunales, por reclamación extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de la deuda por el deudor.”

Reclamación de deudas bancarias prescritas en procedimiento monitorio

Es muy común que a través del proceso monitorio se reclamen deudas que están prescritas, especialmente por fondos compradores de deudas, popularmente conocidos como "fondos buitre".

Y decimos que es común porque la mayor parte de estas deudas son antiguas, y se venden por el acreedor originario (banco o financiera) a bajo precio ante la dificultad de cobrarla.

Cuando se produce un impago del préstamo o de la tarjeta, la deuda restante entra en mora.

La entidad intentará el cobro de todas las maneras posibles: con llamadas, cartas, mensajes. 

Los primeros serán más o menos correctos. Si no hay respuesta, empezarán las amenazas.

Si el impago persiste, probablemente le comunicarán por un medio fehaciente (burofax, carta certificada, telegrama) que dan la deuda por vencida.

Y le exigirán que tiene que pagarla en su totalidad y de modo inmediato.

Pero si no lo hacen, y pierden el tiempo esperando que usted regularice voluntariamente su deuda, o bien le notifican donde no pueden localizarle, porque usted ha cambiado de domicilio, pueden pasar cinco años y quedar prescrita la deuda.

Cuando la entidad acumula una gran cantidad de deuda incobrable, la vende a estos fondos a bajo precio.

Y este bajo precio es la consecuencia de que se considera que esa deuda es de difícil cobro, y que quien compra tendrá muchas dificultades para recuperar la inversión.

prescripción deudas bancarias
La prescripción es un modo de extinción de las obligaciones

Reclamación de otras deudas prescritas en proceso judicial

Independientemente de las deudas bancarias, pueden reclamarse mediante el proceso monitorio otro tipo de deudas.

Por ejemplo, aquellas derivadas de contratos de consumo, tales como telefonía, electricidad, agua, etc.

La especialidad es que estas deudas derivadas de consumos de tracto sucesivo (o sea, que el servicio se sigue prestando a lo largo del tiempo) prescriben A LOS TRES AÑOS, no a los cinco.

Es lo que se deriva del art. 1967 del Código Civil, que dicta:

"Por el transcurso de tres años prescriben las acciones para el cumplimiento de las obligaciones siguientes:

.../..

4.ª La de abonar a los posaderos la comida y habitación, y a los mercaderes el precio de los géneros vendidos a otros que no lo sean, o que siéndolo se dediquen a distinto tráfico.

El tiempo para la prescripción de las acciones a que se refieren los tres párrafos anteriores se contará desde que dejaron de prestarse los respectivos servicios."

Liberarse de deudas

Usted puede liberarse de estas deudas por prescripción, pero, ¿Qué significa esto realmente?

Que las empresas que suministran o proveen estos bienes o servicios, a los que el Código Civil llama “mercaderes”, en su lenguaje de hace 130 años, pierden el derecho a cobrar sus servicios o suministros a los tres años, si no lo reclaman antes.

A la mayoría de estas empresas les pasa igual que a los bancos:  acumulan una gran cantidad de impagados que venden a bajo precio.

Quien compra estas deudas impagadas intenta primero cobrar por las buenas. 

Si no lo consigue, demanda a los deudores interponiendo procesos monitorios por deudas que en la mayor parte de los casos están prescritas.

Estas prescripciones pueden alegarse en la oposición al monitorio como motivo razonable para pedir el archivo del mismo.

Prescripción de la acción hipotecaria

La acción hipotecaria es el derecho que tiene el acreedor hipotecario (el banco que concedió el préstamo hipotecario), para pedir al juzgado el embargo del bien hipotecado en caso de impago del préstamo.

Reseñar que la acción hipotecaria es sinónimo de ejecución hipotecaria.

El art. 1964 del Código Civil, en su primer párrafo, dice que la acción hipotecaria prescribe a los veinte años.

Por eso, si usted tiene una hipoteca y dejó de pagar, si el acreedor ha dejado pasar 20 años sin demandar la ejecución hipotecaria, pierde su derecho a hacerlo.

En ese caso, la hipoteca, como garantía del pago, queda sin efecto.

Prescripción hipoteca
La acción hipotecaria prescribe a los 20 años.

Embargo por monitorio

¿Que pueden embargar en un juicio monitorio?

Si usted recibe una demanda de juicio monitorio, sea de la cuantía que sea, y no hace nada, pasados los 20 días hábiles que tenía para contestar, el Juzgado comunicará al acreedor que le ha demandado que ha pasado el plazo sin que usted haya comparecido, para pagar u oponerse, y por lo tanto, se abre la vía de la ejecución.

Entonces el acreedor presentará escrito al Juzgado pidiendo que se le embarguen sus bienes.

Además, pedirá un tercio (por lo pronto) de la cantidad que se le reclamaba inicialmente, para intereses y costas de la ejecución.

Si usted debía 3.000 euros, el  demandante pedirá que se embarguen 3.000 más 1.000 que se presupuestan PROVISIONALMENTE para intereses y costas de la ejecución.

Y ¿porqué provisionalmente?:

Pues porque estos intereses y costas serán mayores o menores dependiendo de cuando usted pague, de forma voluntaria, o forzosa, a través de embargo.

No es lo mismo pagar intereses  por retrasarse  una semana, que hacerlo por pagar a los tres años. Cuanto más tiempo tarde en pagar, más intereses le liquidarán.

Cuanto mayor sean los intereses, mayores serán las costas de abogado y procurador contrarios.

¿Se puede embargar cualquier bien?

La respuesta es SÍ. 

Se le puede embargar cualquier bien que tenga: dinero en metálico o en cuentas bancarias, acciones y participaciones de sociedades, créditos a su favor.

También sueldos, salarios y pensiones, derechos de cobro, bienes muebles ( vehículos, joyas, objetos de arte, mobiliario, maquinaria)

Pueden embargarse locales de negocio, inmuebles, negocios completos,  etc. O sea, DE TODO.

El procedimiento de ejecución es idéntico en los juzgados al que utiliza el resto de administraciones públicas con competencia en recaudación de tributos y otros ingresos de derecho público.

Estos son: Agencia Tributaria, Seguridad Social, organismos de recaudación de las Comunidades Autónomas, Diputaciones y Ayuntamientos.

Lo que no se pueden embargar son aquellos instrumentos o útiles con los que el deudor se gane la vida. Por ejemplo, no se pueden embargar las herramientas o máquinas de un carpintero o de un albañil, el instrumental de un cirujano, etc.

El Artículo 592 de la Ley de Enjuiciamiento Civil regula el orden en los embargos

Embargo de empresas:

  1. Si acreedor y deudor no hubieren pactado otra cosa, dentro o fuera de la ejecución, el Letrado de la Administración de Justicia responsable de la ejecución embargará los bienes del ejecutado procurando tener en cuenta la mayor facilidad de su enajenación y la menor onerosidad de ésta para el ejecutado.
  2. S por las circunstancias de la ejecución resultase imposible o muy difícil la aplicación de los criterios establecidos en el apartado anterior, los bienes se embargarán por el siguiente orden:

1.º Dinero o cuentas corrientes de cualquier clase.

2.º Créditos y derechos realizables en el acto o a corto plazo, y títulos, valores u otros instrumentos financieros admitidos a negociación en un mercado secundario oficial de valores.

3.º Joyas y objetos de arte.

4.º Rentas en dinero, cualquiera que sea su origen y la razón de su devengo.

5.º Intereses, rentas y frutos de toda especie.

6.º Bienes muebles o semovientes, acciones, títulos o valores no admitidos a cotización oficial y participaciones sociales.

7.º Bienes inmuebles.

8.º Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.

9.º Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo.

  1. También podrá decretarse el embargo de empresas cuando, atendidas todas las circunstancias, resulte preferible al embargo de sus distintos elementos patrimoniales.

Embargo por juicio monitorio
Un juicio monitorio puede terminar con el embargo de sus bienes si usted no paga ni se opone

¿Me pueden embargar toda mi nómina, ayuda o pensión?

No. No se puede proceder al embargo por juicio monitorio de la totalidad de su nómina, pensión, subsidio, RAI, salario social,  ayudas sociales o Ingreso Mínimo Vital por ninguna deuda. 

Ni reclamada en un proceso judicial de este tipo ni por ninguna otra causa.

La propia Ley de Enjuiciamiento Civil establece unos límites a estos embargos. 

Así, son inembargables las cantidades inferiores a 950 euros, que es el salario mínimo interprofesional que está en vigor.

Para las cantidades que exceden del SMI, esta Ley establece una escala en su artículo 607, que dice lo siguiente:

Artículo 607. Embargo de sueldos y pensiones.

1. Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.
2. Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional se embargarán conforme a esta escala:
1.º Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30 por 100.
2.º La cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50 por 100.
3.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60 por 100.
4.º La cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75 por 100.
5.º Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90 por 100.

Especialidades de los embargos de sueldos, salarios y pensiones.

  1. Si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable. Igualmente serán acumulables los salarios, sueldos y pensiones, retribuciones o equivalentes de los cónyuges cuando el régimen económico que les rija no sea el de separación de bienes y rentas de toda clase, circunstancia que habrán de acreditar al Letrado de la Administración de Justicia.
  2. En atención a las cargas familiares del ejecutado, el Letrado de la Administración de Justicia podrá aplicar una rebaja de entre un 10 a un 15 por ciento en los porcentajes establecidos en los números 1.º, 2.º, 3.º y 4.º del apartado 2 del presente artículo.
  3. Si los salarios, sueldos, pensiones o retribuciones estuvieron gravados con descuentos permanentes o transitorios de carácter público, en razón de la legislación fiscal, tributaria o de Seguridad Social, la cantidad líquida que percibiera el ejecutado, deducidos éstos, será la que sirva de tipo para regular el embargo.
  4. Los anteriores apartados de este artículo serán de aplicación a los ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.  

¿Se puede negociar un monitorio con el Juzgado?

Categóricamente NO. Usted no puede negociar un proceso monitorio con el juzgado. 

Esa posibilidad no está contemplada por la Ley. El Juzgado tiene que ceñirse a la letra de la misma, y en ninguna parte está recogida esta posibilidad.

El Juzgado le exigirá que pague o se oponga. 

Si paga, se archiva el juicio. En caso de oposición, le dará el trámite que corresponda. 

En el caso de que usted no pague ni se oponga, lo comunicará al acreedor para que este pida ejecución forzosa de la deuda.

¿Se puede negociar con el acreedor?

Nada lo impide. El único problema es el tiempo. 

Una negociación con el acreedor para que retire la demanda no es una tarea fácil, que está limitada por el tiempo, o sea, por el plazo de 20 días hábiles que usted tiene para pagar u oponerse. 

En ese plazo tiene que llegarse a un acuerdo, y el acreedor tiene que pedir el archivo de la demanda antes de que acabe el plazo.

Y decimos que negociar con el acreedor cuando el pleito está en marcha no es una tarea fácil, por varias razones: l

La primera es que el acreedor probablemente ya le ha dado oportunidades de pagar que usted no ha escuchado, o ha incumplido. 

Por eso, es difícil que le crea ahora. 

En segundo lugar, el acreedor ya ha hecho un gasto de abogado y procurador para demandarle.

Por último, si el acreedor retira la demanda y usted después no cumple el acuerdo, ha perdido la oportunidad procesal de cobrarle, ahora o más adelante.

Esta es la razón del porqué, para que el acreedor retire la demanda, tendrá que tener mucha seguridad de que va a cobrar fuera del proceso, si no, se negará sencillamente.

Negociar deudas

La negociación con fondos, bancos, financieras y otros acreedores es nuestra especialidad. 

Usted puede intentarlo personalmente, pero es casi seguro que fracase. 

Deje en nuestras manos esta negociación, porque sabemos como hacerla.

¿Cuándo suele avenirse el acreedor a un acuerdo?: 

Pues cuando le demostramos que aunque gane el proceso monitorio, no le va a servir de mucho, porque la persona no tiene bienes para responder, por mucho que el Juzgado intente embargarle.

En estos casos intentamos, y muchas veces conseguimos, una quita, es decir, una rebaja de la cantidad a pagar.

Esto suele ser a cambio de que se pague de inmediato o en un plazo corto, o un aplazamiento del pago, para que usted abone su deuda en varios plazos. 

En los casos más exitosos, conseguimos ambas cosas a la vez.

¿Se puede negociar con el Juzgado si la deuda está en procedimiento de ejecución?

No, el Juzgado no negocia con usted ni con nadie. Cómo hemos dicho antes, el Juzgado tiene que ajustarse a la Ley. Pero eso no quita para que usted haga valer sus derechos.

En un primer momento, el Juzgado le requiere para que usted señale o informe sobre sus bienes que sean susceptibles de embargo, es decir, que se puedan embargar. 

Si usted tiene algún dinero en el banco, pero prefiere que le embarguen la nómina, puede pedirlo y el juzgado decidirá,.

Antes de decidir, tiene que oir lo que tenga que decir el acreedor sobre la propuesta que usted hace.

Si, por ejemplo, se le está reteniendo dinero de la nómina, por un embargo por un juicio monitorio, o bien usted está ingresando una cantidad fija al mes, y deja de hacerlo, el juzgado, a petición del acreedor ejecutante, podrá embargarle otros bienes.

 


Negociar un juicio monitorio
Somos abogados expertos en negociar con Intrum, Axactor, y otros fondos

¿La ejecución de las deudas prescribe con el tiempo?

No, por antigua que sea la deuda, si está en fase de ejecución, el acreedor y el juzgado le perseguirán hasta que la pague, incluidos intereses y costas.

Con las leyes actuales, la ejecución no tiene fecha de caducidad. 

Una deuda derivada de un juicio monitorio es una losa que tendrá de por vida hasta que no la pague o resuelva. 

Además, tendrá restringido el crédito, con lo que no podrá obtener nuevos préstamos ni ninguna otra vía de financiación.

Se han planteado objeciones cuando ejecuciones que han estado paralizadas mucho tiempo se reactivan, por la doctrina del retraso desleal, pero hasta ahora no han tenido mucho recorrido.

Prescripción monitorio

¿Se puede negociar con el acreedor estando la deuda en ejecución?

Claro, nada lo impide. 

En este caso, el acreedor no tiene nada que perder, y si mucho que ganar, especialmente cuando le resulta muy difícil o imposible cobrar su deuda, porque no tiene por donde meter mano al deudor.

¿Porqué decimos que no tiene nada que perder?: 

Pues porque el acreedor va a retirar la demanda de ejecución cuando haya cobrado, con lo que no asume riesgos, al contrario de lo que ocurre si renuncia al pleito en el transcurso del monitorio.

El acreedor se aviene a negociar cuando comprueba que no tiene  otra manera de cobrar. Todo lo que hemos dicho antes sobre negociar con ellos es válido también en estos casos en su integridad.

La negociación consiste no solo en la rebaja del principal que debe, sino que se extiende a los intereses y a las costas. 

Dependiendo del caso y de su situación financiera, podemos conseguir mayores o menores ventajas para usted. 

Por ejemplo: no es lo mismo negociar que usted pague de una vez, porque ha conseguido que le presten el dinero, que el pagar a plazos. 

El acreedor suele hacer bueno el refrán del pájaro en mano, especialmente cuando su intento previo de cobrar ha fracasado.

Ejecución juicio
Negociar una deuda de juicio monitorio que está en proceso de ejecución siempre es posible

Juicio monitorio por tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son una realidad cotidiana. Las usamos, junto a las tarjeta de débito, para todas nuestras compras. 

Poco a poco van desplazando al dinero físico, que sin duda desaparecerá en un plazo no muy largo.

Especialmente la gente joven desdeña los billetes y las monedas, y se han acostumbrado al dinero de plástico y a otros sistemas de pagos instantáneos como PayPal, Bizum y otros.

El problema de las tarjetas es que gastamos un dinero que todavía no tenemos. A ello se añade que por su uso pagamos altos tipos de interés. 

Cómo podemos pagar sin tener dinero y aplazando el pago, muchos caemos en una espiral de gastos que finalmente no podemos asumir.

Al final, terminan  produciéndose impagos que aumentan la deuda en forma de comisiones, intereses moratorios, etc. 

Estos impagos harán que las entidades financieras le interpondrán un procedimiento monitorio para cobrar sus deudas.

Impagos de tarjetas de crédito

Cada día son más frecuentes las demandas de proceso monitorio por impago de tarjetas. 

La extensión de su uso a casi toda la población, la precariedad en el empleo y los bajos salarios, y la sociedad consumista que nos empuja a gastar y consumir en muchas ocasiones en gastos superfluos, dan como resultado el fallido en el cobro, y la consiguiente reclamación judicial del saldo debido de la tarjeta a través de un juicio monitorio.

Como es sabido, no solo los bancos emiten tarjetas, sino también grandes superficies comerciales: El Corte Ingles, Carrefour, Alcampo, Mercadona, etc., que normalmente pueden usarse también en otros establecimientos.

Mención aparte merecen las tarjetas revolving que ocupan un apartado especial en esta web.

Si te han puesto un procedimiento monitorio por una tarjeta de crédito, todo lo que decimos aquí es válido para ti.

Indicarte además que  los intereses excesivos de estar tarjetas pueden alegarse como abusivos en el proceso monitorio.


Monitorio tarjeta de crédito
Los juicios monitorios por impago de tarjetas de crédito son muy frecuentes

Costas en los procesos de reclamación de deudas

El proceso monitorio está concebido de manera que sea un sistema fácil.

Si usted paga la deuda que se le reclama en el plazo de 20 días, el juzgado entrega la cantidad reclamada al demandante y archiva el procedimiento.

En ese caso no hay ninguna condena  en costas, EXCEPTO si se trata de una reclamación de cuotas de una comunidad de propietarios.

Si usted se opone, y al final pierde el juicio, normalmente va a ser condenado en costas.

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo una oposición a un monitorio por cuantía inferior a 6.000 euros que superior a esta cifra.

Si la cuantía es inferior, el juzgado da traslado de la oposición presentada al acreedor, para que este la conteste. 

Cualquiera de las partes puede pedir que se celebre juicio.

El juez puede acordar la celebración de la vista. En ese caso, ambas partes tienen que comparecer con todos los medios de prueba de que intenten valerse.

En el supuesto de que ninguna de las partes pide la celebración de vista, el juez dicta sentencia con los escritos y pruebas presentados por las partes.

Lo normal es que quien pierda el pleito sea condenado a costas.

Pero la cosa cambia si la cuantía reclamada es superior a 6.000 euros.

Si se presenta oposición, el juzgado comunica la misma al demandante, y archiva el monitorio.

Una vez comunicada, el demandante tiene un plazo de un mes para presentar demanda de juicio ordinario.

Si no llega a presentarla, será condenado en costas.

¿Hay intereses en este tipo de juicios?

En principio, no. Si el deudor paga dentro del plazo de 20 días hábiles que la ley le concede, pagará exclusivamente la cantidad reclamada.

Sin embargo, si el deudor no paga ni se opone, y se abre el despacho de ejecución, la deuda genera intereses desde que se pide este despacho por el acreedor. 

Estos son los intereses de la mora procesal, y consisten en el interés legal del dinero incrementado en dos puntos.

Dado que el interés legal varía con el tiempo, si la deuda tarda mucho en cobrarse, para cada periodo se aplicarán los intereses legales que estén en vigor.

Juicios monitorios y cláusulas abusivas

Cuando el procedimiento monitorio se deriva de un incumplimiento de contrato firmado entre un empresario o profesional y un consumidor o usuario, el Juzgado debe vigilar que el mismo no incluya alguna cláusula abusiva.

Por el Secretario Judicial (actualmente denominado Letrado de la Administración de Justicia),  debe darse cuenta al Juez para que este haga un examen preliminar de la demanda de juicio monitorio.

Si el juez aprecia la existencia de alguna o algunas cláusulas abusivas, tiene que comunicarlo a las partes, a las que dará audiencia por plazo de cinco días. 

A resultas de lo que digan las partes, el juez tomará su decisión.

Si el juez estima que existen cláusulas abusivas, puede ordenar la improcedencia de la pretensión, archivando el expediente, o bien, puede declarar que el mismo siga su curso sin la aplicación de estas cláusulas abusivas.

Call Now Button
Abrir chat
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?