Nuestros honorarios

Cuando usted va a comprar cualquier producto tangible (unos zapatos, una prenda, un coche, una joya, una casa) usted sabe siempre lo que cuesta.

En el caso de los servicios, en los que se incluyen los jurídicos, a menudo esto no ocurre, por la sencilla razón de que en muchas ocasiones los trabajos a realizar no están totalmente definidos.

Y ello es así porque, por ejemplo, en el curso de un proceso judicial, pueden darse multitud de circunstancias que modifican el trabajo inicialmente encargado.

Recursos presentados, diligencias a responder, providencias a revisar, escritos de la contraparte a contestar, etc., son el pan de cada día de cualquier abogado.

Ello supone un trabajo y un gasto extra, una inversión de tiempo y dinero que el abogado realiza y que debe ser remunerado, lógicamente.

Es como, a modo de ejemplo, si usted lleva su coche al taller para cambiarle los neumáticos y el mecánico ve que las pastillas de freno están gastadas.

Si usted quiere que se las cambie, tendrá que pagar el precio de las pastillas y el tiempo de trabajo extra. No vale con pagarle solo el cambio de las gomas.

Conscientes de que esta indefinición a menudo es causa de conflictos entre clientes y abogados, procuramos no dejar flecos a la hora de presupuestar nuestros trabajos.

Normalmente lo que hacemos es cerrar un precio por nuestro trabajo en el que está TODO INCLUIDO, a excepción de los honorarios de terceros, cuando su intervención es necesaria: Procuradores, Peritos, Notarios, Registradores de la Propiedad, etc., y suplidos necesarios, tales como tasas judiciales, notas registrales, escrituras, certificados, gestorías, gastos de correos, etc.

En estos honorarios nuestros TODO INCLUÍDO, asumimos todos los avatares del trabajo encargado o del pleito. Compensamos los que son más trabajosos y complicados con los que son más sencillos.

Entendemos que usted debe conocer a cuanto ascienden nuestros honorarios por los trabajos más habituales que nos encargan nuestros clientes. 

De esa forma usted puede comparar nuestros precios con los de otros bufetes, y no sólo eso, sino también comprobar si le merece la pena litigar o meterse en pleitos, cuando el beneficio que puede obtener es inferior al coste.

Conocer nuestros honorarios le da la seguridad de saber lo que le va a costar su abogado.

Sin embargo, los honorarios de otros profesionales, cuando tienen  que intervenir en el proceso, como procuradores y peritos, no están incluidos, ya que pueden variar en función del trabajo que tengan que realizar e incluso por la cuantía del pleito.

Tendrá que consultarnos en cada caso particular el coste de estos profesionales, para que usted también lo tenga claro.

Esta tarifa es orientativa, y su publicación no supone un compromiso automático de mantenerla en el tiempo, pero asumimos que estos precios se mantendrán invariablemente hasta diciembre de 2022.

Llegada esta fecha, procederemos a su revisión y en función del mercado y de la situación económica general, fijaremos los nuevos precios.

Con todo, y para que usted tenga absoluta seguridad de lo que tendrá que pagarnos por nuestro trabajo, firmamos siempre una hoja de encargo, en la que se especifica la naturaleza del trabajo a realizar y el coste que ello le va a suponer.

Estos precios tienen el carácter de mínimos, ya que si hay condena en costas para la parte contraria, estas costas íntegras serán las que retribuyan nuestro trabajo, y en ese caso, procederemos a devolverle cualquier cantidad que nos haya adelantado cuando la cuantía de las costas supere estos precios mínimos.

Esta devolución se hará cuando el contrario haya ingresado la totalidad de las costas en el juzgado.

A estos precios netos hay que sumarle siempre el importe del I.V.A, que en la actualidad asciende al 21%.

La TARIFA está EN CONSTRUCCIÓN, y será visible en los próximos días.

Call Now Button
Abrir chat
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?