Portada » Blog «Tu Dinero» » ACTUALIDAD » Los fondos buitre no quieren que te defiendas en los juzgados

Los fondos buitre no quieren que te defiendas en los juzgados

0

Tabla de contenidos

Las demandas judiciales de los fondos buitre.

Cómo es sabido, las carteras de deuda que adquieren los fondos buitre, en su mayoría son de muy difícil cobro.

Si el banco o financiera que la vende se despoja de ella, es porque tiene mínimas posibilidades de cobrarla.

Lo normal es que sean deudas sin garantía, o bien, que habiéndola tenido en principio, ya no la tienen.

Pongamos por caso una persona que solicitó un préstamo cuando trabajaba normalmente y tenía su nómina.

El banco le dio el crédito fiándose de su capacidad de devolver el dinero, precisamente porque trabajaba.

Pero las circunstancias cambian. Esta persona pudo quedarse sin empleo y sin capacidad de devolver lo prestado.

Puede que tampoco tenga bienes con los que responder.

Llegado a este punto, lo normal es que el préstamo entre en mora y finalmente se quede sin pagar.

Y cómo esta persona, otras muchas se encuentran en las mismas circunstancias, sin capacidad de hacer frente a sus obligaciones.

Los bancos se encuentran en ese caso en una situación complicada, porque tienen una gran cantidad de impagados, y eso lastra sus balances.

Y además, no pueden sobrepasar un determinado nivel a la hora de dar créditos.

Por eso los «fondos buitre» vienen en su auxilio.  Compran por unos precios muy bajos esas deudas impagadas.

El banco se libera de esos activos tóxicos, cobra una parte, y deriva el riesgo al fondo.

Además, en ocasiones le sirve para salvaguardar su imagen, porque normalmente no les gusta que la gente los identifique cómo aquellos que los llevan al juzgado.

Los fondos intentan cobrar esas deudas «por las buenas», pero eso es misión bastante difícil.

Si el banco no lo consiguió, el fondo no lo tiene mejor. 

Porque la situación del deudor suele ser la misma que cuando dejó de pagar.

Y tras las gestiones «amistosas», que empiezan siendo respetuosas, y terminan en amenazas e insultos, si el deudor no paga, no dudan en llevarlo al juzgado.

Para eso recurren a grandes despachos de abogados, especialistas en recobros, que interponen miles y miles de demandas, casi todas iguales.

Estos despachos saben que muchas de las demandas que ponen no tienen posibilidades de prosperar si el deudor se defiende.

Y lo saben porque en la mayor parte de las ocasiones no tienen la documentación que acredita la deuda, o está incompleta.

O bien, saben que la deuda está prescrita, y no se debe reclamar.

En otros casos, las demandas están «cogidas con alfileres», por un cúmulo de circunstancias que las hace difícilmente sostenibles.

Pero aún así, presentan demandas en cantidades «industriales». ¿Por qué?

Porque saben que muchos de los demandados no van a presentar batalla: no se van a personar en el juicio, no se van a defender.

Y si no se defienden, el fondo ganará con total seguridad.

Porque el juez no tendrá otros elementos de juicio que los que le plantea el fondo en la demanda.

Y aunque tu no debas, si no lo dices, el juez no lo sabe, y te va a condenar a pagar.

Al fondo le resulta rentable la demanda, aunque pierda algunos casos

Los fondos saben que sólo un porcentaje mínimo de las demandas que presentan tendrán oposición en el juzgado.

Saben que los deudores no se defenderán por alguna de las siguientes razones:

.- La falsa esperanza de que aunque no se presenten en el juzgado, no serán condenados.

.- La creencia de que el juez no estimará una demanda de una deuda muy antigua o que ya se pagó.

.- El pensar que cómo no tienen dinero ni bienes para pagar, da igual que lo condenen.

.- No tener dinero para acudir a un abogado que lo defienda.

.- Creer que escondiendo «la cabeza debajo del ala», la demanda no le afectará.

Al fondo le resulta rentable interponer esas miles de demandas, porque aunque pierda alguna y le condenen en costas, lo que va a sacar de las que gane les compensa ampliamente.

¿Qué ocurre cuando te demandan y no te defiendes?

Si te ponen una demanda judicial por deudas, y no te defiendes, tienes que saber que el juez te va a condenar con casi absoluta seguridad.

Si te condena a pagar, y no pagas, el banco, o el fondo buitre, o la financiera (esto vale para todos) obtiene del juzgado lo que se llama un «título judicial», y pedirá sin duda su ejecución.

Esta ejecución consiste en que el acreedor puede pedir al juzgado que ordene el embargo inmediato de tus bienes.

Pero además, en la ejecución no te pedirá solo la cuantía por la que has sido condenado, sino intereses y costas del propio procedimiento de ejecución, que es independiente al juicio principal en el que has sido condenado a pagar.

O sea, que si la situación era mala al principio, ahora ya es mucho peor.

Ya no sólo debes lo que adeudabas antes, sino los intereses y las costas de este proceso de ejecución, y además, está abierta la puerta al embargo de lo que tengas.

La peor de las decisiones que puedes tomar es no defenderte de un pleito.

Cómo hemos dicho antes, quedarte quieto y no buscar ayuda legal es la peor opción cuando te ha llegado una demanda.

Aunque tengas todas las razones del mundo, de nada servirán si no las expones siguiendo el procedimiento adecuado, que es comparecer y contestar el pleito.

No pienses que hay segundas oportunidades procesales.

La Ley es la que es, y si tuviste posibilidad de defenderte, y no lo hiciste en su momento, has perdido la oportunidad de hacerlo.

¿No tienes dinero para abogados? Habla con nosotros

Sabemos que la mayoría de los bufetes de abogados cobran las consultas, y piden provisiones de fondos para atender al cliente.

Cada uno es libre de establecer las normas que le parezca en su relación con los clientes y en su política comercial, e incluso en sus honorarios.

Pero nuestra política comercial es clara: QUE NINGUNA PERSONA SE QUEDE SIN DEFENSA PORQUE NO PUEDA PAGAR en ese momento.

El 90% de nuestros clientes son personas que pasan graves dificultades económicas, y si a eso se le suma una demanda judicial, termina lloviendo sobre mojado.

Por eso siempre damos facilidades de pago a aquellas personas que nos necesitan pero que no pueden permitirse el lujo de hacer un gran desembolso, ni ahora ni después.

Por eso, si no tienes dinero para pagar abogados que te defiendan, habla con nosotros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.