Fondos buitre: deudas en el filo de la navaja

Tabla de contenidos

¿Qué son los "fondos buitre"?

Los «fondos buitre» se denominan así porque se alimentan de la «carroña financiera» que otros no quieren.

En un ecosistema natural siempre existen animales carroñeros.

Estos se alimentan de los despojos de los animales muertos o de los restos que dejan los depredadores.

Nos viene a la mente animales como los buitres o las hienas, que no cazan, sino que se alimentan de los despojos que los animales cazadores  desechan. Son animales oportunistas.

Lo mismo ocurre en el sistema financiero. Siempre hay alguien dispuesto a llevarse la basura e intentar sacarle partido.

Los que se llevan esta «basura financiera» son fondos oportunistas o fondos especulativos que acuden  a comprar deudas de poca calidad atraídos por su bajo precio.

Los bancos y otras entidades financieras, las compañías telefónicas y otras de gran consumo, suelen acumular deudas de sus clientes que son de difícil cobro. Estos son los despojos del festín que habitualmente se dan abusando de su posición.

Por eso, es cada vez más común que estas deudas de clientes morosos sean vendidas a otras empresas o entidades por una fracción de su valor nominal, para que estas las cobren.

Para ello, hacen «paquetes» con deudas o préstamos fallidos o con dificultades para cobrarse, y los venden a determinadas empresas o fondos. Muchos de ellos son creados expresamente para este negocio, normalmente en paraísos fiscales. Son los popularmente conocidos como “fondos buitre”.

De esta forma, el banco se libera de unos activos que valen muy poco, pero que lastran su balance, ya que figuran como derechos de cobro, pero las posibilidades de recuperación son remotas.

Por eso, prefieren venderlos muy baratos, con lo que hacen caja, y trasladan el riesgo de cobro a quien los compra. El dinero cobrado inmediatamente sale de España. Aquí no se queda ni la calderilla.

¿Dónde está el negocio en las deudas vendidas a los "fondos buitre"?

La entidad o fondo que compra la deuda pasa a ocupar legalmente la posición del banco, y por ello adquiere la capacidad jurídica para reclamar al deudor la totalidad de la deuda pendiente.

Si este fondo ha pagado, por ejemplo, un 10% del valor de la deuda, y la cobra entera, ha hecho un gran negocio. Para recuperar esta deuda utiliza una agresiva política para cobrar al deudor moroso.

Esto incluye tácticas de acoso telefónico, amenazas y coacciones, que muchas veces rayan en lo penal, y utilizan indiscriminadamente el sistema judicial cuando no consiguen cobrar por las buenas.

Todo ello hace que finalmente cobren gran parte de la deuda. Las que finalmente no pueden cobrar están ampliamente compensadas con las que sí se han cobrado.

¿Es legal la venta de deudas?

Sí. En un mundo en el que todo se compra y todo se vende, las deudas se venden como cualquier otro activo financiero.

De hecho, ni siquiera el deudor puede oponerse a dicha venta, porque es un negocio en el que no tiene arte ni parte.

Lo único que cambia para él es que en vez de pagarle al acreedor A, tiene que pagarle al B, y una vez que se le comunica la cesión, no vale de nada que le siga pagando a A, porque A ya no es el dueño de la deuda

¿Debo pagar la deuda vendida al "fondo buitre" que me la reclama?

En principio, si usted reconoce que la deuda que se le reclama por la entidad cesionaria (o sea, quien ha comprado su deuda)  es la que realmente debe al cedente (o sea, el acreedor originario, con quién usted contrató) tiene la obligación de pagarla, salvo que la misma esté prescrita.

Normalmente, los «fondos buitre» o las empresas que compran deuda suelen estar abiertos a la negociación y al cobro fraccionado de estas deudas.

Por ello, si realmente debe lo que le reclaman y no puede pagar de una vez, lo conveniente es llegar a un acuerdo de pago que le ahorrará intereses y reclamaciones judiciales.

En muchas ocasiones funciona también pedir una “quita” y pagar la diferencia. De esa forma el deudor cobra sin tener que reclamar judicialmente, y usted cumple con sus obligaciones. Si se llega a un acuerdo de este tipo, debe de hacerse por escrito, por si acaso.

¿Qué pasa si me exigen más de lo que debo?

Eso, por desgracia, es lo más común. Cuando un préstamo bancario entra en mora, el banco le reclamará para que pague. Igualmente si usted dejó de pagar una factura a su compañía de teléfonos, o dejó de atender los pagos de su tarjeta de crédito.

Si el retraso es significativo, probablemente pasarán el expediente a su asesoría jurídica para que le exijan el dinero judicialmente.

En muchas ocasiones, las personas hacen ingresos para ir aminorando la deuda, pero por razones que solo Dios conoce, este dinero no se aplica al cobro de la deuda, ni siquiera aparece en los extractos.

Como consecuencia, usted ha estado pagando, pero le dicen que sigue debiendo lo mismo que debía más intereses y comisiones.

Por ello, si en ese momento su deuda es vendida a otras entidades, el banco la venderá por el valor que consta en los libros contables. En demasiadas ocasiones, el valor de la deuda según el banco y la realidad es mera coincidencia.

Si le exigen más de lo que debe, tiene que reclamar de inmediato. Pero eso, NUNCA DEBE HACERLO USTED SOLO. El comprador de la deuda solo está interesado en cobrar, y negará todo lo que usted le diga, o no le hará ningún caso.

Por eso, tiene que buscar ayuda legal experta.

Los "fondos buitre" coaccionan a la gente para cobrar

Partiendo de la base de que la compra de deudas es un negocio como otro cualquiera, la merecida mala fama que tienen estos fondos buitre deriva de sus prácticas agresivas a la hora de cobrar lo que han comprado. 

Amenazas, coacciones,  insultos, llamadas insistentes a cualquier hora, tanto a su trabajo como a su hogar, llamadas a familiares y vecinos, o a personas que comparten sus apellidos y con quien no tiene nada que ver, visitas domiciliarias, etc., son la pesadilla que viven muchas personas que han tenido la desgracia de deber algo y de que esta deuda la haya comprado algunos de estos sujetos.

La absoluta falta de empatía, de comprensión sobre los problemas del deudor, a los que someten a una presión psicológica constante, raya muchas veces en lo delictivo. Lo único que les falta es decirles que les van a romper las piernas. 

Mientras en España no se regule por ley los límites a la exigencia de las deudas, y se ponga coto a esta autentica agresión que padecen miles de personas, la única vía de defensa es presentar denuncia por coacciones al juzgado. Para ello debe grabar siempre las llamadas. Ya hay bastantes sentencias de condena a estos delincuentes empeñados en convertir su vida en un calvario.

¿Qué debo hacer si me reclaman deudas vendidas a un "fondo buitre" que no reconozco o por un importe mayor al que debo?

Si le ocurre esto, debe actuar conforme a los siguientes consejos:

  • Nunca dé ningún dato personal por teléfono. Es muy posible que a la entidad que gestiona el cobro le falten datos necesarios y pretenda obtenerlos directamente de usted.
  • No facilite D.N.I., ni dirección, ni otros números de teléfono, ni donde trabaja ni en qué, ni su estado civil, ni si tiene cuentas, NI NADA DE NADA.
  • Jamás reconozca que debe nada.
  • Cuando le digan que le van a grabar la llamada, dígale que no está conforme con dicha grabación. Si insisten, cuelgue directamente.
  • Si le acosan telefónicamente, puede bloquear los números desde los que le llaman. A veces tienen un montón de números distintos. Si la cosa es muy grave, plantéese cambiar de número.
  • En casos graves, puede plantear una denuncia por acoso ante la Agencia de Protección de Datos o ante las autoridades de consumo de su Comunidad Autónoma.
  • Si las llamadas incluyen amenazas, insultos o coacciones, es conveniente que las grabe. Hay multitud de aplicaciones o APP móviles para la grabación de llamadas.
  • Esto puede servir de prueba en caso de tener que ir al Juzgado o plantear una denuncia por acoso tal como se ha indicado arriba.
  • Muchas veces le amenazarán con embargarle el sueldo de inmediato, o quitarle su casa, incluso meterle en la cárcel. Eso es todo mentira.
  • Sepa usted que ninguna empresa le puede embargar nada sin un previo procedimiento judicial, en el que usted tiene todas las posibilidades para defenderse.
  • Por otra parte, sepa que en España nadie va a la cárcel por deudas con otras personas o entidades.

Tiene varias opciones. El Juzgado le comunicará la demanda y le dará un plazo de 20 días para pagar al acreedor o bien para oponerse a la demanda.

Si usted considera que le reclaman lo que debe, y que esa deuda no está prescrita, nuestro consejo es que lo pague, porque de esa manera no pagará más que el principal exigido, sin intereses ni costas.

En el caso de que le reclamen más de lo que debe, puede alegar pluspetición y pagar lo que considere realmente debido.

Solo en ese caso, el acreedor podrá instar posteriormente la reclamación de lo que considere que falte en el proceso que corresponda, juicio verbal, si es menor de 6.000 euros, o juicio ordinario, si es de 6.000 euros o superior.

Si considera que no debe lo que le reclaman, debe oponerse al pleito, alegando causas fundamentadas y justificadas.

No vale decir simplemente que se opone, o que no reconoce la deuda. Debe fundamentar o justificar la oposición. De no ser así, el pleito sigue adelante.

Si la oposición está fundamentada, y la cantidad es inferior a 6.000 euros, el juzgado dictará auto dando por terminado el expediente monitorio y acordará abrir juicio verbal, trasladando la oposición al acreedor. Las partes podrán pedir que se celebre vista o no. De acuerdo a ello, si una sola de las partes lo pide, habrá juicio. Si ninguna lo pide, el juez dictará sentencia directamente. Esta sentencia será firme si la cuantía es inferior a 2.000 euros. Si es superior, se podrá recurrir en apelación.

Cuando la cantidad es de 6.000 euros o superior, el juzgado trasladará la oposición al acreedor, para que este, en un plazo de un mes, ponga demanda de juicio ordinario. Si no la pusiera, se condenaría en costas al acreedor.

Debe saber también que si la demanda es inferior a 2.000 euros, no es obligatorio que comparezca con abogado y procurador, pero la experiencia aconseja que sí los lleve, porque el acreedor comparecerá con ambos con toda seguridad, y salvo que usted sepa mucho de estos asuntos, el que le reclama va a jugar con ventaja.

Por otro lado, es conveniente que sepa que si quien le reclama tiene residencia en otro país de la Unión Europea, puede reclamarle desde allí, sin ni siquiera tener oficina en España. Para ello se utiliza un procedimiento llamado proceso monitorio europeo, del que puede leer como funciona en el siguiente enlace:

PROCESO MONITORIO EUROPEO

 

Call Now Button
Abrir chat
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?
Si un fondo buitre le reclama una deuda que tiene con otro banco o empresa, infórmese aquí antes de pagar