Juicio Monitorio: arma en mano de los “fondos buitre”

¿Qué es un juicio monitorio?

Un juicio monitorio es un tipo de demanda judicial especial,  caracterizada por ser un trámite sencillo y rápido para reclamar deudas documentadas, exigibles y líquidas.

Se regula en el artículo 812 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Lo que se pretendía al establecer este procedimiento monitorio, era proteger el crédito dinerario líquido en especial de pequeños y medianos empresarios y profesionales.

Esta herramienta legal sirve para reclamar dichos créditos a un deudor sin necesidad de acudir a un juicio declarativo,  en función de la cuantía debida.

Hay que tener en cuenta que una reclamación dineraria en un juicio declarativo conlleva dos trámites bien diferenciados: el propio proceso declarativo, y su ejecución.

En el proceso declarativo el acreedor demandante tiene que probar la realidad de la deuda que mantiene con él la persona o empresa demandada.

Esto se hace a través  del procedimiento que sea acorde a su cuantía (hasta 6.000 euros, el juicio verbal, a partir de 6.000, juicio ordinario)

Una vez declarada por el juez la real existencia de dicha deuda, condenará al pago de la misma al deudor, y este está obligado, desde el momento de la sentencia, a pagar.

Pero ¿que pasa si no paga?

En ese caso, el acreedor demandante tiene que solicitar del juzgado la ejecución de la sentencia.

Esto origina un pleito nuevo en que se pide que si el deudor no paga se le embarguen sus bienes para hacer efectiva la deuda.

Esto deriva en un retraso enorme en los cobros, porque a la obligatoriedad de cumplir los plazos establecidos en los procesos, se une la tradicional lentitud de la justicia.

A esto se unen las maniobras dilatorias procesales a las que puede acudir el demandado para retrasar el pago, máxime si dificulta la averigüación de sus bienes.

Por ello, se aprovechó la experiencia en los procesos monitorios que ya estaban implantados en diversos países europeos, y se estableció este cauce procesal.

Se implantó en España aprovechando la entrada en vigor de la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil en el año 2000.

En estos 20 años transcurridos, el procedimiento monitorio ha ido sufriendo algunas modificaciones legislativas, pero su esencia sigue siendo la misma.

¿Para que se utiliza el juicio monitorio?

El procedimiento no es complicado procesalmente, y por eso se utiliza mucho por las comunidades de propietarios para reclamar cuotas debidas por los vecinos.

Últimamente también se usa de forma masiva por bancos, fondos «buitre» o empresas compradoras de deuda, financieras y grandes compañías para reclamar lo que no pueden cobrar de modo amistoso de los deudores.

Hay que tener en cuenta que en España, los grandes usuarios de la justicia son los englobados en el sector financiero: bancos y compañías de seguros.

Los bancos suelen ocupar la posición de demandantes, para reclamar los dineros que la gente no les devuelve. Por contra, las aseguradoras suelen ocupar la de demandados, ya que por norma procuran no cumplir su parte del contrato. Su negocio es cobrar y procurar no pagar. Para ello utilizan mil argucias y excusas.

Y por eso, los bancos son los sujetos que utilizan el procedimiento monitorio a destajo, inundando nuestros juzgados de primera instancia de demandas a deudores morosos.

De ninguna manera criticamos el derecho a reclamar lo que en buena ley les corresponde, sea amistosamente o por conducto judicial. Es lógico que el banco, como cualquier otro sujeto de derecho, defienda sus intereses. 

Lo que sí criticamos, es que en demasiadas ocasiones, aprovechando la propia simplicidad del procedimiento, no solo se reclame lo que se debe, sino también lo que no se debe.

Por eso ya es obligatorio que el juez haga un examen de la demanda en busca de cláusulas abusivas, antes de que el deudor sea requerido de pago.

La existencia de dichas cláusulas puede conllevar el archivo del procedimiento, o la continuación del mismo sin la aplicación de las cláusulas abusivas.

En muchas más ocasiones de lo que sería razonable, los contratos bancarios están plagados de estas cláusulas abusivas. Como en el pecado a veces se lleva la penitencia, estas cláusulas al final perjudican al banco si se ve obligado a reclamar al cliente. Y esto porque se hace ver al juzgado la existencia de las mismas, o es el propio juez quien de oficio aprecia su existencia.

¿Qué pasa si me ponen una demanda de juicio monitorio?

Cuando usted es demandado mediante un procedimiento monitorio, tras la solicitud inicial de juicio monitorio presentada por el acreedor, el juzgado le notifica la deuda. 

A partir de aquí, tiene veinte días para pagar, o para que se oponga si usted considera que no la debe, o que está mal calculada. También puede oponerse por cualquier otro motivo válido. 

Esta oposición siempre tiene que hacerse por escrito que se tiene que presentar en el Juzgado.

Es importante que sepa que debe argumentarse la oposición, es decir, no vale decir «No pago porque no debo» o «Me opongo a esta deuda».

Hay que explicar claramente por qué niega usted la misma, aportando incluso documentación acreditativa.

Si paga, se termina el proceso sin costas para usted.

Si por el contrario usted se opone, el juzgado dictará una resolución de archivo y abrirá un nuevo procedimiento en función de la cuantía. 

En este procedimiento debe ventilarse, aportando cada parte las pruebas que tenga, si la deuda es real o si no lo es.

¿Y si no pago ni me opongo?

Nunca, nunca debe hacer eso. Si no paga ni se opone, está reconociendo la deuda, por lo que el Juzgado da por terminado el proceso monitorio y lo comunica al acreedor. Este puede pedir de inmediato que se expida el Despacho de Ejecución.

Una vez que el acreedor tiene este Despacho, puede solicitar al juzgado que se le embarguen sus bienes. Se le puede embargar el dinero en metálico o en cuentas bancarias, sueldos, salarios o pensiones, vehículos, inmuebles, establecimientos comerciales, antigüedades, joyas, etc.,.

O sea, lo que tenga ahora o lo que pueda tener en el futuro mientras no se pague la deuda. Incluso puede ser condenado al pago de las costas del proceso de ejecución.

¿Cómo podemos ayudarle ante una demanda de juicio monitorio?

Si usted recibe una demanda de procedimiento de juicio monitorio, antes de pagar o de oponerse, consúltenos.

En multitud de ocasiones las deudas están mal calculadas, total o parcialmente pagadas, prescritas, pueden contener los contratos cláusulas abusivas, etc., y eso puede ser motivo suficiente para oponerse.

Si finalmente tiene que pagar, que al menos tenga la seguridad de que paga lo que debe, no más.

Tenga siempre en cuenta los plazos procesales.

No busque ayuda legal a última hora. Los plazos procesales son preclusivos.

Esto significa que si se pasan, ya no se puede hacer nada.

El abogado necesita tiempo para estudiar el caso, recopilar la documentación y preparar la contestación a la demanda.

Esto vale en todos los casos. Si por desgracia le han demandado, y quiere consultarnos, hágalo ya. No lo deje para mañana, porque mañana puede ser tarde.

juicio monitorio
Abrir chat
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?
Si tiene una demanda de juicio monitorio tiene 20 días para pagar u oponerse. Consúltenos.