Avalancha en los juzgados de demandas por deudas impagadas.

avalancha de demandas por deudas

Crece de forma brutal el número de demandas por deudas

Tabla de contenidos

Las últimas estadísticas del Poder Judicial se han dado a conocer a finales del pasado mes de octubre.

De ellas se deduce un enorme aumento de las demandas presentadas en los juzgados por deudas impagadas.

Así, en el periodo de junio de 2021 a junio de 2022,  se han presentado en los juzgados españoles más de 846.000 demandas.

Esta cantidad iguala los peores datos de la crisis en 2009 y 2010.

Eso supone que casi un 5 por ciento de familias españolas se encuentran en la actualidad con un problema judicial por impago.

Estas deudas se reclaman por bancos, financieras, o fondos oportunistas, los conocidos como «fondos buitre».

La mayor parte de ellos son de pequeña cuantía, menores de 2.000 euros.

Casi todos provienen de créditos al consumo.

Se reclaman en su inmensa mayoría a través de un procedimiento monitorio, por su simplicidad

Pero a veces también se hace a través de un juicio verbal u ordinario, dependiendo de la cuantía que se deba.

Las razones de la morosidad

Diversas razones se apuntan cómo causa de esta situación de morosidad de las familias.

Entre ellas, la pandemia de Covid-19, con sus secuelas de destrucción de empleo, la subida de los precios de la energía y el aumento de la inflación en general.

Esto se asocia a determinadas circunstancias, de la que la principal es la guerra de Ucrania y la subida de precios desatada principalmente por las grandes cadenas de distribución.

Estas han aprovechado las moderadas subidas de precios en origen, por el aumento de costes en energía y transporte, para justificar subidas desmesuradas en los artículos de primera necesidad.

Aunque el paro ha descendido en los últimos años, y se ha subido el salario mínimo, la extensión del Ingreso Mínimo Vital y la conversión de contratos temporales en fijos, esta especulación injustificable arrasa con todas las mejoras.

Por ello, las familias se ven obligadas a acudir al crédito, cada vez más costoso, para poder cuadrar sus cuentas.

Lo que conlleva a que en muchas ocasiones entren en una espiral en la que tienen que pedir créditos para pagar otros ya vencidos.

El diario PUBLICO elaboró un  interesante artículo sobre este problema que puedes leer pinchando en este enlace.

Si tu eres uno de los 846.000 demandados, sigue leyendo:

Si por desgracia te ves retratado en este artículo, y eres uno de esos cientos de miles de demandados, debes saber que nada vas a ganar si escondes la cabeza y te olvidas del problema.

Porque el juzgado y el acreedor no se van a olvidar, y si te quedas quieto/a, al final vas a pagar por las malas.

Te pondrán un procedimiento de ejecución y la deuda se incrementará con las costas y los intereses de esa ejecución.

Lo que viene a significar que tu situación empeorará.

Si no pagas, te embargarán tu cuenta del banco, tu nómina, o cualquier cosa que tengas.

Pero, para todo hay solución: si la deuda no procede, cabe oponerse a la demanda, y pelearla.

En caso de que la deuda sea correcta, cabe negociar, para pagar menos o para que se fraccione el pago.

Si recibes una demanda, lo primero es saber que puedes hacer para defenderte de ella.

Si quieres que te demos una opinión sin compromiso, rellena nuestro formulario y adjunta los documentos que has recibido del juzgado.

Para ello, pincha en este enlace y se abrirá el mismo. En un plazo máximo de 48 horas nos pondremos en contacto contigo y te daremos nuestra opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?